Cómo y cuándo decantar el vino

 

A menudo nos preguntamos cómo y cuándo hemos de decantar el vino. Se lo hemos visto hacer a un montón de gente en incluso guardamos en casa un decantador que lleva desde hace 8 años cogiendo polvo en la vitrina del salón. Pues bien, en este artículo os damos algunas pistas para saber más sobre este paso previo a beber vino.

 

dom del cuco y vizcarra

¿Qué vinos se decantan y por qué?

Lo primero que hemos de saber es qué vinos debemos decantar. Lo más normal es que lo hagamos con la mayoría de los vinos tintos y sólo con algunos blancos. Los vinos que más tiempo han pasado en una botella madurando necesitan respirar, el contacto con el oxígeno hará que se eliminen ciertos olores que la falta de aire exterior les ha hecho crear. Así pues, airear el vino, es hará que los taninos se suavicen consiguiendo que el sabor sea mucho menos áspero.

Por otro lado, pero no menos importante, debemos separar los sedimentos sólidos del vino. Lo que vulgarmente conocemos como los posos, los cuales se forman cuando un vino ha pasado mucho tiempo almacenado en la botella. Para evitar encontrarnos con estos sedimentos (nada agradables) hemos de mantener la botella de pie durante un par de días antes de abrirla, así conseguiremos que los posos queden en la parte baja. Después, una vez abierta la botella hemos de verter despacio en el decantador y controlar que ninguno de los sedimentos llegue por error al recipiente. Recordad que no es agradable para nadie encontrarse flotando en su copa estos pequeños intrusos que, además, tienen un sabor amargo.

Pero… ¿qué vinos no tenemos que decantar?

Existen vinos que no necesitan ser decantados, se trata de los vinos más ligeros que no tienen demasiados taninos o que no han pasado demasiado tiempo en la botella.

silvanus